domingo, 18 de febrero de 2018

ARTE DEGENERADO




"Arte degenerado" (Entartete Kunst) fue el título de una exposición celebrada por el régimen nacionalsocialista en Münich en 01937, en la que se exponían de forma caótica y con carteles irrisorios obras de arte moderno incautadas a colecciones de arte y museos alemanes. Las tres primeras salas estaban organizadas temáticamente, siendo la primera dedicadas a obras presentadas como denigratorias hacia la religión, la segunda a obras de artistas judíos, y la tercera a piezas consideradas insultantes hacia la mujer, los soldados, y los campesinos alemanes.

Recientemente, la Manchester Art Gallery retiró de su exposición permanente el cuadro "Hylas and the nymphs" del pintor prerrafaelista J.W. Waterhouse, en un acto que el museo consideraba un "desafío hacia la fantasía victoriana del cuerpo de la mujer como una forma decorativa pasiva o una femme fatale". La conservadora del museo, Clare Gannaway, declaró que las recientes campañas antiacoso como #metoo habían influido en la decisión de la galería. En lugar del cuadro se colocó un cartel, en el que se justificaba su retirada como un modo de "animar conversaciones sobre nuestra manera de mostrar e interpretar las obras de arte", al tiempo que el personal del museo invitaba a los visitantes a colocar post-it en el hueco dejado. En todo caso, fueron incluso retiradas las postales de este cuadro a la venta en la tienda del museo, y la conservadora declaró que el cuadro "probablemente" volvería a ser colgado, pero "hopefully contextualised quite differently. It is not just about that one painting, it is the whole context of the gallery.” Tras una agria polémica y una recogida de firmas, el Ayuntamiento de Manchester, de quien depende el museo, ha obligado a éste a restituir el cuadro a su lugar.

La manera de actuar de la conservadora ha sido muy esclarecedora de la manera de actuar del neototalitarismo que anida bajo la ideología socialdemócrata: de manera similar a como los nazis interpretaban el arte de acuerdo con su ideología, permitiéndose el dar carta de  naturaleza a unas obras y a otras no, exhibiendo estas últimas para ridiculizarlas, y luego venderlas en el extranjero o quemarlas, la conservadora retira el cuadro de Waterhouse e incluso sus postales, bajo el imperativo de su propia ideología, que niega, como la de los nazis, un valor estético per se a la creación estética, y, promete devolverla a exposición, en todo caso -y esto es en sí una posición autoritaria- dentro de un contexto bastante diferente, es decir, en una sala destinada a mostrar -y denunciar- obras de "arte degenerado" en cuanto "cosificador" del cuerpo femenino, e incitador a la violencia sexual (todo lo cual podría resultar evitable, por ejemplo, cubriendo las figuras femeninas con adminículos como el burka, -hay extremos, no tan extremos, que se tocan- en paralelo con los velos que acabaron cubriendo los frescos de la Capilla Sixtina).

Es de notar, en fin, que el falso manto de democracia con que se quiere cubrir esta enésima utilización y censura del arte explica el expediente de proponer a los visitantes de dejar su opinión en el vacío acusador del cuadro, usando así la estadística, arma dilecta de la socialdemocracia, para dar el paso de retirar obras de arte similares, y lesivas para tal visión del mundo. Afortunadamente, los cultos visitantes y conocedores del museo han dado la batalla por el arte, ¿pasaría algo así en nuestro país, vanguardia de todas estas manipulaciones estúpidas?




Imagen: J.W. Waterhouse, "Hylas and the nymphs" (01896). En su blog el artista e ilustrador John Coulthart muestra otras obras ilustradoras del mito, bastante más animadas que la hierática composición de Waterhouse.


domingo, 28 de enero de 2018

MIGRACIONES Y PARTIDOCRACIA





La O.N.U. propone que España acoja 12 millones de inmigrantes hasta 02050 a razón de 240.000 al año, para mantener su actual fuerza de trabajo, y mantener el actual sistema de pensiones, dada el progresivo descenso de la natalidad. Estos datos parecen difíciles de casar con el hecho de que aproximadamente 1.700.000 jóvenes españoles se han visto forzados a emigrar, superando, al parecer, las tasas de emigración de época franquista. Esta idea de la importación multitudinaria de emigrantes ha sido inmediatamente aceptada por la U.E. de Merkel, y ha sido, curiosamente, acompañada de la demanda de viejos líderes partidocráticos, como el nefando Felipe González, de pseudofilántropos y especuladores internacionales como George Soros (el mismo que se jacta de tener listas de eurodiputados favorables a sus tesis), y transnacionales como Airbus, de la retirada del salario mínimo interprofesional.

El panorama, pues, que diseñan las partidocracias europeas para sus menguantes cuerpos de ovejunos votantes es aterrador: las reformas laborales han empobrecido y precarizado el empleo hasta límites desconocidos, de modo que tener un trabajo no es garantía de salir de la pobreza, los jóvenes más preparados se ven así forzados a emigrar, y los que se quedan tienen que despedirse en gran medida de crear un hogar y tener hijos, condenados a vagar sin descendencia como los simios de la manada expulsados por el macho alfa, o a tenerla exigua.

Los nuevos siervos pseudoprogresistas de los viejos amos del capitalismo globalista no se dan cuenta de que al defender la inmigración sin controles hacen el juego sucio a estas empresas transnacionales que pretenden ahorrarse la instalación de sus fábricas de explotación en Bangladesh, y hacerlo en Torrelodones, donde las infraestructuras previas a la ruina del Estado del Bienestar socialdemócrata son evidentemente mejores, eso sí, ofreciendo los mismos sueldos de miseria. Para ello, deben debilitar aún más los viejos estados-nación europeos, llenos todavía de ciudadanos con cierta conciencia de derechos sociales y laborales, anegándolas de una verdadera inmigración de sustitución, a la que regar con las migajas que queden del Estado providencial, que será entonces más apto para ser ocupados por demagogos populistas defensores de la "igualdad" y "derechos de las minorías", que no ocultan en realidad otro designio que el manejo autoritario del poder por parte de los partidos del régimen, y la explotación económica descarada de los nuevos y viejos ciudadanos por parte de una oligarquía económica-financiera, en un mundo de esclavos de los cada vez más ricos.



Imagen: Lasar Segall.


domingo, 14 de enero de 2018

RUSIA ES CULPABLE





Tal es la frase, "Rusia es culpable", que Serrano Suñer, cuñado de Francisco Franco, y a la sazón ministro de Asuntos Exteriores, pronunciaba en los días en que se reclutaba en España la División Azul para ser enviada al frente ruso. "Vais a defender los destinos de una civilización que no puede morir, y a contribuir a la fundación de la unidad de Europa", añadía arengando a las tropas (lo cual es prueba, por otra parte, de que la obsesión cateta y ruinosa por integrarse en cierta idea Europa no es sólo cosa de nuestra partidocracia, sino también de sus padres).

Hace unos días escuché en el telediario de una de las cadenas privadas del duopolio que el ministerio de Defensa incidía en la existencia de injerencias rusas en la crisis independentista catalana. Intrigado, busqué en la prensa, y encontré la noticia de que el ministerio "se desvinculaba" de las afirmaciones realizadas en un informe de un experto de un "think tank" suyo (qué trabajo les costará traducirlo como ("grupo de estudios, de reflexión, de pensamiento", etc.). En dicho informe se afirma literalmente:

"En cambio los intereses de Rusia no llegan tan lejos [como los de China] o no al menos de forma directa. Cuestión distinta es que el Kremlin esté aprovechando el órdago catalán para desestabilizar, empleando para ello una política destinada a generar confusión desde las redes sociales, en una línea similar a la utilizada para influir en las recientes elecciones de los Estados Unidos. Moscú no tiene interés específico en España [...] Pero aspira a fomentar las desavenencias en Cataluña para de ese modo debilitar a un país miembro de la OTAN" (cf. Josep Baqués, Análisis de tendencias geopolíticas a escala global, ieee.es, Documento de investigación 18/2017, pp. 38-39)

Dentro de un documento que utiliza una amplia bibliografía y despliega un nutrido cuerpo de notas a pie de página, tales afirmaciones no gozan del beneficio de la cita de ninguna fuente directa, sobre todo, en relación con el caso norteamericano. Tal vez le habría resultado incómodo al autor citar las palabras del jefe del consejo de redacción de la CNN (cadena muy beligerante con el actual presidente) ante la propuesta de sus redactores de seguir dando publicidad a la presunta actividad de los hackers rusos en la campaña electoral norteamericana, en la idea de facilitar el impeachement del presidente Trump. Aquél consideró aquellas presuntas informaciones como bullshit ("caca de la vaca"), y cerró el asunto, como informaba recientemente César Vidal.

Tales afirmaciones gratuitas, luego amplificada a bombo y platillo por los medios de comunicación del régimen, podrían corrresponder aparentemente a la  necesidad de correr en defensa del jefe (en este caso, jefa), dado el escándalo provocado hace poco por la broma que gastaron unos humoristas rusos a la ministra en noviembre pasado después de que ésta declarara en el Consejo de ministros de Exteriores y Defensa de la Unión Europea que, en el caso catalán:"[Las injerencias] vienen de territorio ruso y algunas otras también, por cierto, repicadas de territorio venezolano. Eso es lo que sabemos a día de hoy".

Uno de los cómicos se hizo pasar por un ministro letón, quien decía a nuestra ebúrnea ministra cosas como que Puigdemont es un agente ruso, y que la mitad de los turistas rusos que van a Barcelona son espías. La ministra se lo tragaba todo, repitiendo que sabía que las injerencias provenían de territorio ruso, aunque no podía asegurar la intervención del gobierno (quizás todavía nadie le había explicado a la ministra que los servidores sitos en Rusia pueden ser usados por gentes de otros países). Hay un corte, y se percibe claramente que la ministra devuelve la llamada, asegurando que ya ha hablado con el presidente de gobierno español, y solicitando al falsario un encuentro entre éste y el primer ministro letón en la próxima cumbre de Gotemburgo.

Tal espantoso ridículo, que se intenta ahora mitigar de cualquier manera, habría forzado la dimisión de la ministra en cualquier país decente, y que no fuera una partidocracia corrupta como el nuestro. Tal obsesión por afianzar la "pista rusa", que lleva al actual gobierno a tragar el más ridículo de los anzuelos, corresponde al deseo de diluir su responsabilidad en la crisis independentista catalana, en la que lejos de actuar de una manera mínimamente patriótica y responsable, poniendo el asunto años ha en manos de la justicia, sólo ha hecho lo que sabe hacer: ofrecer más consenso a los golpistas, es decir, más ofertas de reparto del botín que se extrae a los súbditos del régimen.


Imagen: Boris Kustodiev