domingo, 17 de junio de 2018

ELECCIONES FRANCESAS EN CÁDIZ


Una mañana esperando el autobús para ir al trabajo me sorprendí mucho al ver colgado de una farola un cartel de propaganda electoral donde un candidato se postulaba para elecciones ... en Marsella.




Para mi sorpresa no era el único, y ya empecé a flipar cuando vi que se habían cambiado los paneles indicativos de lugares cercanos. Supe luego que se trataba del atrezo para una película llamada The Rythm Section que se iba a rodar en Cádiz, y que exigía la transformación de parte del centro histórico en la ciudad de Marsella.













Lamenté entonces el hecho de que esto no fuera más que una ficción, y que los gaditanos no puedan disfrutar, como los ciudadanos de Marsella, de la posibilidad de elegir directamente a su representante en elecciones de distrito uninominal a doble vuelta, donde cada candidato acude (como puede verse en el cartel de la última fotografía) con un suplente, que le sustituye en caso de imposibilidad de mantenerse en el cargo por cualesquiera razones.

Aquí en Cádiz, en cambio, como en el resto de España, no podemos elegir directamente ni siquiera a nuestro alcalde, sino que los súbditos pueden solamente refrendar listas de partido de obediencia debida de parte de los candidatos al jefecillo de partido que les ofrece un sueldo a cargo del Estado, donde pastan los partidos de este régimen que han secuestrado la representación popular.

sábado, 9 de junio de 2018

REVISTA DE ACTUALIDAD (9 de junio de 02018)





Tras la resaca de la moción de censura, la semana ha estado marcada por la pasarela mediática de la presentación del nuevo gobierno no representativo de los súbditos del Estado de partidos. Se ha pretendido ofrecer la imagen de un gobierno mayoritariamente femenino ajustado a los preceptos de la ideología socialdemócrata (perspectiva de género + corrección política), donde, no obstante, los elementos más mediáticos correspondientes al éxito social eran masculinos (un juez estrella, un exastronauta, y un presentador de televisión), siendo las mujeres de un perfil más gris, tiros, en fin, por la culata del criptomachismo. En este aspecto, El País no se corta un pelo en aplaudir al nuevo gobierno en un editorial, como promesa de "estabilidad" -su mantra favorito, al que sacrifica la idea de representación democrática- tras clasificarlo la semana anterior de "inviable", acompañándolo de la noticia de la sustitución de su director. País y PSOE cabalgarán juntos de nuevo.

Sin salirnos del mundo del espectáculo, Pablo Iglesias protesta en El País porque no se ha contado con ellos para el nuevo gobierno. Si hubiera leído a Homero, sabría nuestro Timonelcito que la venganza es un plato que se sirve frío. Tras haberse burlado con fruición de Sánchez en su no tan lejana propuesta de investidura, debería haberse dado cuenta de que el objetivo a batir ahora por el PSOE es él, ya que le estorba ahora para esa aspiración eterna del centenario partido de encarnar la "Izquierda". No extrañaría ahora que se le ofreciera menos espacio en medios como la Sexta y Cuatro, salvados de la quema por el gobierno de Rajoy, para promocionar a Podemos y ningunear al PSOE, aunque es probable que Iglesias, deseando hacerse perdonar el desliz clasista -de clase partitocrática- de su chalet de lujo, no se dé cuenta de esto. Sic transit gloria mundi.

¿Y cómo afectará esto a nuestro alcalde de Cádiz? Éste, tras tres años en el poder, ha conseguido aprobar sus primeros presupuestos municipales, tras ser invalidados los de 02016 por el TSJA. Kichi (debelador de los desmanes de la derecha, que se negó a readmitir a una trabajadora que le ganó un juicio al anterior consistorio pepero por despido improcedente ¡a quién se le ocurre reclamar sus derechos laborales aun siendo mujer a un partido del régimen! ¿solidaridad de casta?) no cesó a su responsable de Hacienda, aunque fue reprobado por el resto de partidos. El PSOE, que ha impuesto su criterio en estos presupuestos, ¿le mostrará al Kichi la puerta en el futuro si Sanchez, en su lógica política de monopolizar el poder en la izquierda, le aprieta el cuello al pollo Iglesias pactando con el inmoral partido comodín Cs? 

¿Pasará el PP a ser la nueva UCD? Jiménez Losantos, que sigue preocupado por el futuro de Cs -los súbditos no cuentan para éste y otros aspirantes a consejeros aúlicos- afirma que Rajoy cede el poder en el PP porque Sánchez le habría prometido aliviar su complicado horizonte judicial y pedido su colaboración en una pinza contra Ribera. Qué verdad es que algunos sólo oyen lo que quieren oír, y este Rajoy, si hubiera estado en un lager nazi, habría reclamado jabón cuando le dijeran que había que ir a las duchas. Lo veremos, en cambio, en chirona pues así le saldrán a Sánchez las cuentas de la autojustificación de su ambición de poder.

La imposición ideológica del lenguaje inclusivo (que en la administración educativa funciona como un rodillo totalitario)  que es antinatural, anticientífico y sólo busca en realidad marcar a "buenos" progresistas y "malos" reaccionarios que quieren seguir usando el román paladino (excelente el artículo de Juan M. Blanco en DISIDENTIA que incide en la naturaleza maniquea y dualista pretotalitaria de la corrección política) está dando lugar a algunos casos de picaresca sobrevenida, como el de la empresa de aceites que no paga a sus trabajadoras porque el convenio sólo habla de "trabajadores"; otro tiro por la culata de la negación de la función lingüística del masculino como término no marcado en la oposición de género gramatical en plural (¡Si Saussure levantara la cabeza!).

El reciente veto inicial del presidente italiano Mattarella a la constitución del nuevo gobierno italiano por la presencia de un presunto crítico antieuropeísta, ha provocado diversas reflexiones. Así, Douglas Murray, en The Spectator, considera que la UE tiene un problema democrático, pues la élite de Bruselas y Berlín no acepta los resultados electorales de los países miembros si no se ajustan a sus macroproyectos, y hace sonar la señal de alarma, como hizo hace poco el pte. Macron, sobre los resultados electorales en Chequia, Polonia, Eslovenia e Hungría, lo que es un refuerzo, en su opinión, para la opción del Brexit. Por otra parte, en Francia, Ivan Rioufol en Le Figaro, denuncia en el gesto de Mattarella la deriva autoritaria y antidemocrática de la UE, que podría precipitar su caída o su refundación, al calor de los movimientos soberanistas que reclaman, dice, una democracia directa. Lástima, en todo caso, que estos comentaristas no conciban siquiera la aspiración a una democracia formal con separación de poderes y principio de representación de los ciudadanos mediante diputados uninominales de distritos elegidos a doble vuelta.

sábado, 2 de junio de 2018

REVISTA DE ACTUALIDAD (2 de junio de 02018)




La semana ha estado marcada por la moción de censura que ha señalado el ocaso de un oligarca, y el apogeo de otro. Este no va más de la falta de representación que caracteriza al Estado de partidos, y del ninguneo a los súbditos de la monarquía neofranquista ha estado precedido de dos notorias muestras de la inmoralidad constituyente de los partidos del régimen; por un lado, el lider podemita y su consorte convocaban una consulta sobre la compra de un chalet de lujo entre las bases del partido, suspendiendo y sustituyendo todo juicio moral sobre tal incongruencia ideológica con una votación -cuyo resultado deja muy satisfecho al alcalde de Cádiz, aunque se sale por peteneras para no responder sobre el tercio de 'noes'-, que sería óptima para ilustrar el concepto de "fundamentalismo democrático" creado por Gustavo Bueno; por otro lado, indigna saber que el líder de Cs llama "pasar pantalla" a obliterar un asunto políticamente finiquitado en su opinión, como la supervivencia de Rajoy, pues tal expresión incide en la superficialidad del juicio ético de tal partido, atento como el PSOE a actuar en función de las sentencias retransmitidas en los medios, y que no tiene empacho, por añadidura, en apoyar en Madrid al PP de la Gürtel y en Andalucía al PSOE de los EREs.

En cuanto a la propia moción, Juan Laborda afirma su necesidad, aunque peca de ingenuidad al tan siquiera imaginar que los partidos de esta oligarquía podría promover la separación de poderes, cuando su poder se basa en negarla minuciosamente. Por otra parte, El País insiste en un editorial en la defensa de los tópicos más prístinos de la partidocracia:

"Desalojar a Rajoy, insistimos, es un imperativo. Intentar gobernar sin apoyos o, peor, con unos apoyos contraproducentes, una imprudencia. Tal y como hemos sostenido, en aras de evitar la inestabilidad y la deslegitimación del sistema democrático, apelamos a una pronta convocatoria a las urnas en fecha pactada por todos los grupos parlamentarios que quieran garantizar la estabilidad y la gobernabilidad y que piensen que la solución más eficaz y más democrática es dar la voz a los ciudadanos."

Esto es, el periódico principal sostenedor del régimen, enfrenta los términos "inestabilidad" y "deslegitimación", frutos de la amenaza al consenso corrupto fundacional del régimen actual en cuestión desde el 15-M y la centrifugación nacionalista, a los de "estabilidad" y "gobernabilidad" que se recuperarían gracias a las votaciones que permiten renovar la falsa fe en que el sistema proporcional es democrático, cuando lo único que hace es refrendar la voluntad oligárquica de los partidos del Estado.


LCTV (1 de junio de 02018) Estado de partidos, oportunismo y moción de censura

sábado, 26 de mayo de 2018

REVISTA DE ACTUALIDAD (26 de mayo de 2018)




La actualidad de esta última semana ha sido muy movida. Se caldeaba con el asunto del chalet de lujo adqurido por Pablo Iglesias e Irene Montero (profesión sus políticas), hipotecado en condiciones harto ventajosas por una caja de ahorros cercana al independentismo catalán a treinta años vista (está claro que es su conciencia de casta política lo que les lleva a tener este estatus como horizonte vital y económico, en lo que nada se diferencian de los otros políticos del Estado de Partidos). Esencialmente, se le ha reprochado al líder podemita que criticara como incompatible con la dedicación a la política la adquisición de una vivienda de precio similar que había hecho otro esmerado partitócrata, Luis de Guindos, y que él se jactara de su vivienda de 60 m2.

Afortunadamente, contamos con un nuevo sucesor de Iglesias en la explotación de la demagogia de la igualdad, como decía Antonio García-Trevijano, y se trata del inefable "Kichi", alcalde de Cádiz, que se ha convertido en el portavoz de los críticos a la ostentación de estatus por parte del Líder Máximo, con sus 40m2 de vivienda, 20 menos que Iglesias, en un barrio popular de Cádiz. El guardián de las esencias, Monedero, le reprochó a Kichi su actitud, diciendo que los anticapitalistas como él eran un revoltosos, unos chicos malos, vamos, unos malotes. Categorías y léxico no le faltan sin duda al presunto ideólogo de la cosa.

Este asunto quedó casi inmediatamente ahogado por la dura sentencia del caso Gürtel, que condena al PP por "tejer un sistema de corrupción institucional". Algunos se han llevado una sorpresa que ni cuando les dijeron que los Reyes Magos son los padres. Pero no puede ser de otra manera -y esta vez sí es válida la expresión-, pues la corrupción es un factor de gobierno en un Estado partitocrático como el nuestro, donde no hay separación de poderes, ni subsiguiente control entre éstos, y la representación está secuestrada por los partidos a mayor gloria de sus propios intereses, que no coinciden con los de la sociedad civil que están sangrando. Parece, a resultas de esta sentencia, que Baltasar Garzón se estaría planteando recurrir su inhabilitación, y me acordé de él esta mañana oyendo el programa Répliques del filósofo Alain Finkielkraut en el que, con motivo del affaire Gaddhafi-Sarkozy, se ha afirmado que el no respeto a la inviolabilidad de las comunicaciones entre acusado y abogado pone en peligro la democracia.

Prácticamente un día después de la sentencia, un líder de la "regeneración democrática" llamado Pedro Sánchez, secretario general del PSOE (¿será el mismo partido al que se refiere la juez Ayala cuando dice que éste, presuntamente junto al archicorrupto PP se habrían puesto de acuerdo para apartarla del caso de los EREs? Cosas veredes, amigo Sancho, digo, Sánchez) presenta una moción de censura para estar él un tiempo de Presidente con el apoyo de los separatistas estatalistas protofascitas y luego ya verá cuándo convoca elecciones. El País y El Mundo se repiten en sendos editoriales reclamando "elecciones anticipadas" para la estabilidad. Pero, ¿qué estabilidad que no sea una nueva mano de cartas a través de las votaciones partidocráticas donde no se vota a nadie para que todo siga igual, es decir, la negación de la libertad política colectiva de los españoles para elegir representantes que defiendan sus intereses? Resulta conmovedor en este sentido escuchar a los tertulianos de una radio preocuparse porque esta moción de censura perjudique a Cs (¡fíjate! y nadie piensa en los súbditos de esta Monarquía de partidos; medios y partidos defienden intereses confluyentes, aunque algunos ilusos como Pedro J. Ramírez y Jiménez Losantos, cortesanos e intrigantes, creyeron poder influir en las decisiones de los partidos, hasta que fueron barridos de sus poltronas).


En el terreno económico, Juan Laborda en Vozpópuli señala el papel nefasto de los Bancos Centrales como sostenedores de la clase reinante de los bancos, a costa de los intereses de los ciudadanos, a cuyas espaldas se han cargado los sucesivos rescates bancarios, sin que los efectos de la transitoria recuperación económica lleguen a sus bolsillos. También en ese periódico Luis Riestra incide en las actitudes sociópatas del "deep state" y la petulante casta global socialdemócrata surgida en EE.UU. tras la II G.M., y cómo en España la correspondiente local sigue con su labor de zapa del sujeto constituyente, cuya primera arma para alcanzar la libertad política colectiva debe ser la abstención.


LCTV (25 de mayo de 02018). En la biblioteca de Trevijano. Dalmacio Negro (I)